¿Qué debo tener en cuenta si solicito una baja laboral?

¿Qué debo tener en cuenta si solicito una baja laboral?

Aunque hagamos cursos de prevención contra accidentes o cuidemos mucho nuestra salud, una baja laboral puede llegar en el momento menos esperado. Un mal golpe mientras trabajamos, cargar con demasiado peso o factores externos que hagan que nuestra salud se merme son los casos más comunes.
En el post de hoy compartimos con vosotros algunos consejos para que, además de tener que sufrir la baja laboral, no tengáis problemas en el trabajo por un despiste o una mala gestión de la misma.

Antes de continuar, hay que diferenciar entre accidente laboral o enfermedad común (ajena completamente al trabajo). En el caso de la primera, todo está más que claro. El caso debe llevarlo adelante la mutua de los trabajadores de la empresa y los pasos serán mucho más fáciles, ¡pero no hay que confiarse!

Aprendamos algo más sobre la enfermedad común:

¿Cómo proceder en caso de enfermedad común?

La enfermedad común es una incapacidad para trabajar derivada de motivos ajenos al trabajo. Puede ser física o psicológica, y obviamente también respaldada por algún médico. Tras acudir al médico de cabecera o de urgencias y solicitarle un parte, ha llegado el momento de pedir a la empresa la baja. ¿Qué debemos hacer en caso de solicitar una baja laboral de este carácter? Tendremos que cumplir ciertos requisitos:
– Estar dado de alta en la Seguridad Social.
– Haber cotizado un mínimo de 180 días en los últimos 5 años.
– Presentar un certificado médico de incapacidad laboral.
– A lo largo del periodo de baja, habrá que presentar partes de confirmación.

¿Qué supone una baja laboral económicamente?

El empleado de baja laboral recibirá un 60% de la base reguladora si el plazo es de 4 a 20 días (los tres primeros corren a cuenta del propio trabajador), y será la empresa la responsable de hacer el pago. En caso de que la incapacidad laboral dure más tiempo, será la mutua la encargada de abonar el dinero, alcanzando el 75% de la base reguladora.

En el caso de que la enfermedad sea propiciada por algo vinculado al trabajo, el empleado tendrá desde el primer momento derecho al 75% de importe de la base reguladora.

Advertencias a la hora de solicitar la baja laboral

El trabajador puede perder su subsidio si:

– La baja es un fraude.
– El empleado no sigue el tratamiento prescrito.
– No se acude o no se presentan los certificados de los reconocimientos médicos de seguimiento sin una causa justificada.

Hay muchos cabos sueltos en relación a una baja laboral. Si tenéis alguna duda por vuestro caso en particular, pensáis que se os ha dado un alta sin que sea el momento aún o creéis que vuestra empresa no está actuando como debería, ¡no dudéis en consultarnos!

Los comentarios están cerrados.